El siglo XXI es un tiempo de grandes avances y cambios en los entornos de la investigación y de la innovación. Los desarrollos científicos y las aplicaciones tecnológicas no sólo nos descubren que sus potencialidades se convierten en realidad con mayor velocidad, sino que en ocasiones la vertiginosa rapidez con la que se producen, nos impide como sociedad comprenderlas, ser partícipes de ellas y acercarnos siquiera a las posibles consecuencias que van a tener en la sociedad en su conjunto, incluida la economía, los propios desarrollos científicos o las carreras profesionales de los investigadores.

La complejidad de los espacios de I+D+i es muy elevada y conseguir que sus avances científicos y tecnológicos estén en sintonía con la sociedad, es decir, que generen ciencia con y para la sociedad, es un reto que requiere de un conocimiento profundo de sus necesidades y demandas así como una gestión de los valores que la sociedad reconoce como mínimos de justicia. En ocasiones la presión por los resultados puede llevar a que las organizaciones de investigación o que financian investigación impongan marcos que generen minor or major misconduct. Por ello, en nuestros días debería ser un imperativo moral favorecer espacios de I+D+i que garanticen la autorreflexión sobre los mejores estándares éticos, que los promuevan y que reflexionen sobre las necesidades sociales y cómo incorporarlas a los procesos de investigación e innovación.

La propuesta de ETHNA System es un intento de responder a este reto de institucionalizar un sistema para gestionar la ética en las actividades de investigación e innovación. Promover una gobernanza ética en los centros que realizan investigación, que la aplican y que la financian. Siempre con la mirada puesta en prevenir malas conductas y en impulsar la excelencia al mismo tiempo.

ETHNA System se propone como un sistema procedimental y de gestión de la ética de la investigación e innovación que tiene por objeto alinear el espacio de I+D+i, en aquellas organizaciones que lo implementen, con las dimensiones (anticipación, inclusión/deliberación, reflexividad y responsividad) y las áreas clave de la RRI (integridad en la investigación, gobernanza, igualdad de género, compromiso del público, educación científica y acceso abierto). Para conseguir este objetivo se favorece la coordinación de procesos y recursos ya existentes (comités deontológicos, códigos éticos organizativos o guías de buenas prácticas en investigación) y la institucionalización de nuevos (comité de ética de la investigación, línea ética en materia de investigación o indicadores de progreso vinculados a la RRI).

Esta institucionalización de la ética en el espacio de I+D+i se realiza desde una perspectiva ética de la gobernanza de corte discursivo, deontológico y procedimental. Este marco teórico exige/requiere de una igual participación de todos los afectados por las actividades de la I+D+i. Para ello, el sistema ETHNA adopta la estructura de una Oficina ETHNA que cuenta con cuatro instrumentos (código ético, comité ético, línea ética y sistema de monitorización del progreso en materia de RRI) para poder garantizar espacios de reflexión, promoción y realización de una I+D+i en perspectiva ética.

La Oficina ETHNA puede adoptar la forma de una estructura administrativa con un ethical officer al frente de la misma que coordine los instrumentos y que impulse la alineación de los recursos existentes con una gobernanza ética del espacio de la I+D+i en línea con una RRI.

El hecho de que una organización posea un Oficina Ética de la I+D+I no es garantía de que siempre se actúe moralmente. Ahora bien, tener una estructura administrativa formalizada con un puesto directivo de alto nivel al cargo de una infraestructura ética será muy útil. La creación y mantenimiento de estas estructuras mostrará un serio compromiso con la promoción de conductas éticas y responsables en materia de investigación e innovación.

Elsa González-Esteban, Profesora Titular de Filosofía Moral de la Universitat Jaume I y Coordinadora del proyecto europeo ETHNA System